Una aventura que necesitaba

09 octubre 2015
Estaba convencida que mi próximo destino fuera de "nuestras fronteras" iba a ser Berlín - ya tenía mi guía, los sitios que quería visitar y mis cafeterías "top"-  aunque no tuviera con quien ir ni tuviera una fecha definida...pero parece que de momento se quedará en el tintero por un tiempo (no muy largo).

Y es que todo ha ido sucediendo muy rápido sin apenas darme cuenta, sabes que no suelo contar mis problemas por aquí; que intento ser fuerte y luchar a mi manera - sin llamar la atención - aunque en mi ausencia y en mi vuelta te conté de puntillas por el proceso en el que estaba. Un proceso que necesita tiempo y a la vez un cambio.

Cuando paso por una temporada no demasiado buena, intento estar al pie del cañón ocupando mi tiempo haciendo las cosas que más me gustan pero, tú mejor que nadie, sabrás que tu familia y tus amigos más cercanos son los primeros que se dan cuenta de que algo no está bien; que necesitas parar y "fer net" que decimos aquí. Y ahí entra en acción mi hermana. 


A pesar de vivir a más de 1.500km - ella en Amsterdam y yo en Les Fonts - siempre se las arregla para acelerar el cambio. Hace unos años, cuando también pasaba por una etapa complicada, nos fuimos a Hawaii; estuvimos casi un mes visitando las diferentes islas, perdiéndonos por caminos de tierra, compartiendo risas y momentos con nativos, excursiones fotográficas...unos días para desconectar, cargar pilas, dejar atrás lo malo y volver con energías renovadas.
Tanto es así que me perdieron la maleta al volver - después de 5 aeropuertos - durante días no supe nada y salí riéndome a carcajadas del aeropuerto de Barcelona. No me importó (¡¡la recuperé a los días con todos los regalos que traía!!)

Y ahora, repetimos, nos vamos a emprender una aventura que necesitaba y que no hubiera sido capaz de hacer sin su ayuda; pensando que no era el momento, que no podía o mil excusas (así que gracias).

Nos vamos a la playa, a la montaña, a dormir en moteles de carretera y cabañas de madera, a caminar por el desierto, a recorrer los parques nacionales, a ver amaneceres y atardeceres de película, a conocer gente, a comer "guarradas" y a probar suerte en algún casino (que nos pille de camino). 

Nos vamos a desconectar, a hacer cincuenta mil fotos y a no pensar en nada más que en disfrutar...no puedo llevarte en la maleta - que por cierto, espero que no reviente - y no sé cuando tendré algo de wifi, por aquello de no desaparecer del planeta, pero daré señales de vida. Lo prometo.


Buen fin de semana (largo).

_Silvia

Imágenes: unsplash

PD: Si no hay problemas con internet, cada viernes hasta mi regreso seguirá habiendo post :) 





  1. disfruta muchísimo y sobre todo olvídate de todo y aprovecha el tiempo para reconectar contigo misma y encontrarte de nuevo! quien tiene una hermana tiene un tesoro : )

    ResponderEliminar
  2. ¿Vais a hacer ruta por USA? Ooohhhh!!! Pero qué pasada!!! Nosotros lo tenemos pendiente... ¿Posponemos nuestra reunión ;)? No te preocupes, lo primero eres tú!!! Feliz viaje!!!

    ResponderEliminar
  3. Deja abandonado todo lo que pesa, disfruta mil de estos dias. Ya veras como a la vuelta todo tendra otro color...

    ResponderEliminar
  4. Deja abandonado todo lo que pesa, disfruta mil de estos dias. Ya veras como a la vuelta todo tendra otro color...

    ResponderEliminar
  5. Qué chulo, las hermanas siempre acuden al rescate antes de llamarlas. A mí me pasa igual con la mía. Que disfrutes del viaje.

    ResponderEliminar
  6. Ben fet bonica! Descansa, desconecta i disfruta molt molt molt! :) Aiii... jo algun dia també ho faré! Un petunàs!

    ResponderEliminar